PSICOTERAPEUTA MYRIAM YALI ROMERO
(442) 333 8550

ACEPTAMOS EL AMOR QUE CREEMOS MERECER.

Y muchas veces nos dejamos pasar a llevar a nosotras mismas, sabiendo, en el fondo, que hay algo que anda mal.

Solía pensar que el amor era una mierda, pero un amigo me dijo una vez: “Mierda son las personas, el amor es lo más hermoso que existe”. Esa es la cruda verdad, puede ser magnífico cuando lo descubres con la persona correcta, pero cuando es con la equivocada te aniquila la inocencia.

A todos nos pasó alguna vez eso de insistir con algo que no va, insistimos sobre lo evidente, porque cuando una relación se quiebra no hay manera de que vuelva a su estado original; la podemos decorar por un tiempo pero los reproches vuelven una y otra vez como fantasmas para recordarnos que es insostenible seguir adelante con ese vínculo dañino. Considero que el peor error que podemos cometer es mentirnos a nosotros mismos, tolerando cosas que no deberían tolerarse, aguantando, “sobreviviendo” a…

Captura-de-pantalla-2015-09-02-a-las-10.53.29

1. La mentira

Las cosas como son. Mentir en cualquier aspecto es dañar a tu pareja, y cuando hablo de mentir también me refiero a ocultar cosas o a no decirlas porque total “no tienen importancia”. La mentira tiene el poder de lastimarnos de la manera más profunda, asesina la confianza en el otro. Que no se malentienda, cada uno es libre de hacer lo que quiera, de hablar con quien se le antoje, siempre y cuando no se hagan los histéricos/as y respeten al otro.


2. El engaño

¿Cómo se explica ese sentimiento que te invade y recorre cada milímetro de tu corazón cuando por fin se te sale la venda de los ojos? El mundo se desploma enfrente de ti, no entiendes nada, te repites continuamente que no puede ser, que debe ser broma, intentas justificarlo pero sigue siendo evidente, la necedad por aceptarlo no te deja respirar. Ese que te engaña no mide las consecuencias que la acción en cuestión genera en aquel que es engañado, y si te engaña es porque no le importas un carajo. A mí no me vengan con el versito trillado de “la carne es débil”. Te engañó, así de simple.@


3. El maltrato

Tanto físico como emocional-psicológico está mal. A mí jamás alguien me tocó un pelo porque no estaría vivo para contarlo; pero sí me pasó en la recta final de mi ex relación fallida que me hacía sentir que valía NADA. Enterarte que contigo no le alcanza, que quiere el circo completo y más, te baja la autoestima a -1, encima te auto culpas de que estás haciendo las cosas mal porque si “busca afuera es porque algo le falta”; bueno si algo le falta que no sea cagón y te lo diga. ¡Pero no! La parte que engaña es egoísta, no quiere quedarse sin nada, quiere llevarse algo, sea el pan o la torta.


4. Los celos y el control excesivo 

Por favor no nos pongan en ese papel de “ahh si lo/a dejé porque me controlaba demasiado, era un/a enfermo/a de los celos”; existe gente que de por sí es desconfiada pero si de verdad te importa la vas a ayudar a superar sus inseguridades, vas a hacer que se sienta amado, no vas a brindarle motivos para que su falta de confianza se incremente. ¡Es tan sencillo! En una pareja se tiene que ceder, ambas partes deben ceder para que funcione. Ahora si no te deja usar cierta ropa, si le molesta que salgas maquillada, si no te deja hablar con tus amigos o te hace un planteo cada vez que tienes que salir por ahí, eso ya es otro tema, y hay que decir adiós. Tu libertad sí vale, no dejes que te amarre, que no te deje ser, que si una noche te quedas con él a ver una película sea por decisión propia no porque te infla los ovarios con reclamos idiotas.

large-4

Insistir sobre lo evidente es prolongar el impacto, y digo que es evidente porque tú sabes que eso no va a ninguna parte, pero aun así sigues justificando tu decisión de continuar. A mí me lloraba, me decía un par de cosas y yo volvía a caer en esa relación que nos consumía a los dos. Entonces él me hizo un favor; era la segunda vez que retomábamos y de un momento a otro simplemente dejó de responder mis mensajes, una semana después lo vi tomando algo en una plaza con la “nueva”. Pensé en plantarme en ese momento en medio de ellos dos y decirle a él todo lo que pensaba pero en vez de hacer eso, hice lo de siempre, me volví echa una piltrafa humana a mi casa, lloré hasta deshidratarme, dejé de comer, de salir, descuidé mis estudios, y la desolación era mi mejor amiga. A partir de ese momento me volví una mujer totalmente desabrida emocionalmente en temas del corazón, repudiaba a los hombres, me di el gusto de romper un par de corazones, de jugar con las intenciones de esos que andan en busca de “una sola noche”, me cagué de risa mientras mi carencia de afecto se incrementaba junto a mi soberbia. Todo me daba igual, aquellos que intentaron quererme se fueron cabizbajos derrotados por mi ego; estaba hecha pedazos y uno no puede querer a alguien de a pedazos. Si estas en una situación similar, lo único que puedo decirte es que el tiempo cura todo y siempre te explica el porqué de cosas pasadas; mientras esperas que el tiempo pase y haga su magia trata de…

large

a) No meterte con el primero que se te cruza por despecho, el vacío que estás experimentando no se llena con alguien de a ratos.

b) Por favor no te emborraches y llames a ese gil, lo único que vas a lograr es incrementarle el ego.

c) No se te ocurra pensar en asistir a los lugares donde te lo puedas encontrar “accidentalmente”; porque lo que en realidad pasa es que sales a cagarte de frío/calor innecesariamente y encima lo ves con otra.

d) Desahógate con tus amigas (que para eso están) una, dos, tres veces; pero no las pudras con la misma historia de siempre porque ellas te avisaron que eso iba a pasar e igualmente volviste con el mismo salame.

e) Haz tu “duelo” en casa, a la gente no le interesa tus estados de Facebook depresivos. Y si vas a poner uno porque te supera la soledad, por Dios no escribas algo como “noviembre sin ti….”

f) Descúbrete como mujer, junta todos los pedacitos rotos y reinvéntate.

g) Si conoces a alguien que tiene buenas intenciones contigo, sé sincera. No lo uses para “vengarte”, un clavo jamás saca a otro clavo, eso es verso también. Para querer, primero te tienes que querer a ti misma.

h) ¡Suéltalo de una vez! para recibir lo nuevo, primero tienes que soltar lo viejo.

i) Aprende a ser feliz sola, recién ahí vas a estar preparada para hacer feliz a alguien más.

El tiempo me enseñó a ser tolerante, lo acepté como a un confidente, y él fue quien una noche mientras leía me dijo que “aceptamos el amor que creemos merecer”. Cuando una mujer acepta un golpe de su pareja, creo que piensa que se lo merece, estudios psicológicos revelan esos pensamientos; sino no existe manera de que puedas tolerar algo semejante. No voy a extenderme en esta ocasión con algo tan delicado porque hablo desde mi experiencia y nunca experimenté algo así; pero sí puedo decirles que todos nos merecemos un amor que nos complete, que nos acompañe, nos cuide, nos acepte con defectos y virtudes, que nos cure los fantasmas, que junte los pedazos rotos y construya una nueva historia, que quiera quedarse con nosotras hasta cuando nos ponemos insoportables, que sepa valorarnos, que nos respete, que quiera construir un puente de a dos porque no existen puentes que se sostengan de un solo lado, que se enamore todos los días de las 10000 mujeres que habitan en nosotras las cuales arman un desastre emocional cuando colisionan.

large-5

No lo vas a encontrar a la vuelta de la esquina ni va a aparecer en un caballo blanco, pero mientras estés reinventándote, aférrate a la magia del tiempo y cuando te topes con ese hombre que viaja kilómetros para verte, que te dedica tiempo y respeta tus espacios, que sabe decirte con amor lo insoportable que eres, que se despierta con la peor versión de ti misma (estilo lagañas en los ojos, el pelo enredado, maquillaje corrido y aliento con olor ajo) pero te besa con la misma pasión que cuando estás arreglada, que quizás no tiene mucho para decirte pero sí sabe cómo abrazarte, que no le importa que seas un desastre emocional y llores todo el tiempo porque él siempre va a estar para secar tus lágrimas, sino le tiene miedo al compromiso y con él no te cuesta imaginar un futuro juntos, si se esmera por mejorar y acepta tus reclamos, si discute con vos pero prefiere convivir enojados a estar separados, si busca siempre una solución para equilibrar sus personalidades, si chocan todo el tiempo pero están locos el uno por el otro, si quiere contigo todo eso, no lo dejes escapar.

Acepta el amor que crees merecer, no te conformes con menos (Y si no mira “Orgullo y Prejuicio”, vas a querer encontrar a un Mr Darcy).